Introducción a la obra Juana de Arco

Introducción a la obra Juana de Arco de Alejandro Dumas

Este es uno de esos libros que hay que leer, ya que fue escrito con fe.

Juana de Arco es el Cristo de Francia; pago por los crímenes de la monarquía, como Jesús pagó por los pecados del mundo: como Jesús, paso martirio; como Jesús tuvo su Gólgota y  Calvario.

Tres mujeres indecentes habían perdido a Francia: Leonor de Guyenne, esposa de Luis el Joven; Isabel de Francia, esposa de Eduardo II; Isabel de Baviera, esposa de Carlos VI.

Una Virgen la salvó.

Leonor de Guyenne, durante la cruzada de su marido en Palestina, se enamoro de un joven turco llamado Salah Eddin.

Por él, reina, mujer y cristiana, lo había olvidado de todo, patria, esposo, religión. A su regreso a Francia, Luis el Joven, en lugar de castigar los adúlterios con la muerte, o al menos hacer que se afeite el pelo y encerrarla en un claustro, simplemente la repudio quitandole toda su herencia: luego ella se casó con el rey de Inglaterra, llevando su trono al extranjero con los ducados de Normandía y Aquitania, los condados de Poitou, Maine, Touraine y Anjou,  convirtiendo por lo tanto, en uno de los más formidables vasallos de la corona; de ahí, las pretensiones de Inglaterra con el continente.

Isabel de Francia se casó con Eduardo II rey de Inglaterra; esposa adúltera, que fue pronto reina parricida. Además hermana de Carlos el Hermoso rey de Francia, su hijo Eduardo III se encontró a la muerte del rey de Francia, más cerca de la corona, que Felipe de Valois, ya que era sólo un primo de Carlos el Hermoso y Eduardo III era su sobrino; pero los barones hicieron que Eduardo III se le aplique la ley sálica, prefiriendo a Felipe de Valois. De allí venían las pretensiones de Inglaterra a la corona de Francia(1); allí los lirios que llevaba en sus brazos, y que desaparecieron cuando Napoleón se rascó la punta de la espada de Marengo y Austerlitz (2).

Por último, Isabel de Baviera, que, como en la anterior reina infiel, mujer descarada, y una madre de lo más antinatural, conspiró con el rey de Inglaterra, llamado el enemigo en Francia y reconoció a Enrique VI como rey, excluyendo a su propio hijo(3).

Fue entonces cuando apareció Juana la doncella. Un año le fue suficiente para salvar a Francia; vino de parte de Dios, volvió a Dios; había descendido del cielo con la corona de los ángeles, regreso con la palma del martirio.

Así murió Juana la doncella. Vendida a los ingleses por un miserable, juzgada por un tribunal injusto y condenada a muerte por verdugos infames, Carlos, al que le había salvado el reino, no dio un paso, ni en el proceso, ni para salvarla.

Dios lo castigo.

Carlos murió de hambre, por temor a ser envenenado por su hijo Luis XI, y treinta y siete años después de su muerte, su raza se extinguió en la persona de Carlos VIII, su nieto.


Introducción escrita por Alejandro Dumas 
para el libro Juana de Arco 1842

Traducción directa del francés por el sitio 
Alejandro Dumas Vida y Obras




(1) Lo que dio origen a la Guerra de los 100 años por que Inglaterra reclamo el trono de Francia (N.T.)
(2) Estos hechos se narran en  La Condesa De Salisbury (1839) 
(3) Estos hechos se describen en Isabel de Baviera (1835)



QUIERES RECIBIR EN TU CORREO LAS NUEVAS PUBLICACIONES?

Ingresa tu email aqui:

Por FeedBurner

Recuerda que para quedar inscrito debes hacer click en el correo que te llegue
Introducción a la obra Juana de Arco Introducción a la obra Juana de Arco Reviewed by Mercedes Balda on 10:00:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.