Elegia por la muerte del General Foy - Completo


Elegia por la muerte del General Foy

Cuando termina el héroe, el semidiós comienza.
Lucien Arnault, Regulus


A la viuda del general Foy, un homenaje de respeto, de dolor y agradecimiento.
Alex. Dumas.

La Aparición


Esa fue la hora en que el mundo de los sueños
En nuestros sentidos dormitados suspende el recuerdo;
Y nos deja a veces, en medio de la ficción,
Vislumbra el resplandor de un futuro próximo.

Entre las sombras fantásticas
Un sueño agitado se abre ante nuestros ojos,
Una mujer con los ojos suaves y melancólicos,
Me pareció que desciende de los cielos;
La nube que la rodea
Oculta la mitad de sus encantos;

En sus cabellos flotantes, se enlaza una corona
Y el inmortal y el ciprés.
Una llama viva y ligera
Revolotea sobre su pálida frente, más siempre bella;
Y su mano sostiene hacia abajo una antorcha
que se apaga al tocar la tierra.

- ¿Virgen del otro mundo, donde se dirige usted?
¿Por qué esa palidez, por qué esa tristeza,
Cuando el disfraz de la juventud
Debe embellecer sus encantos?

Pobre insensato, tu no me conoces,
Suspiró la diosa;
¿Quieres ver mi rostro resplandeciente de alegría ....
al anunciar los mortales los decretos de muerte.

Mañana Francia estará desolada,
Exhalando su dolor en vanos lamentos,
Se inclinará ante el mausoleo
Por un héroe que no podrá levantarse.

Que sin embargo fácilmente olvidamos
Los decretos que anuncia mi voz,
En una gran ciudad;
Más son esos nombres que tardan un siglo,
Y que, para el prometió la inmortalidad,
Durante el resplandor de la noche brilla una luz
encendida por la libertad.

Quiero interrogarla, más, por el miedo glacial
Mi voz no tiene palabras para describir mis pensamientos.
Ella, por su parte, con un dedo imperioso,
Me indica mi lira:
Toma, me dice, y que la voz suspire
El misterioso himno de los muertos.

A estas palabras, deslizándose en silencio,
Ella huye; más el encanto ha perdido su poder:
Me despierto de repente, Y mi mirada penetrante
Se sumerge con entusiasmo en las sombras,
Es en vano, cerca mío todo está en silencio, todo está oscuro;

Un ruido hizo eco a través del estremecedor aire:
Este es uno de los altos mandatos para llorar,
Anunciando que la duodécima hora
Cae en el abismo del tiempo.

Pero ante que se presente,
El sol ilumina más cercano a su dolor,
Un grito de muerte, sale de todos los corazones,
Que ya había sonado en Francia.


El Himno,


Tal como un volcán en silencio,
Más quien espera una chispa
Para saltar hasta los cielos
El relámpago que encierra en sí.

El genio sometido al azar,
Dormita su llama inmortal,
Hasta el momento que revela
El futuro que se prometió.

Cerca de una princesa que el ama,
En medio de bellas jóvenes,
Aquiles ignorante de sí mismo,
Bajo sus ropas prestadas;
Más la repentina ráfaga de armas,
Saliendo de un descanso indigno
Hambriento de sangre y lágrimas,
Su corazón invoca las alarmas:

El infante tímido es un héroe
Para quien solo el hierro tiene encanto;
Y Marte pide su trabajo
Cualquiera que sea su mirada, la vigilia tal vez la encuentre 
Difícilmente habría reconocido
Entre las niñas de Esciros.

Y yo .. yo ignoraba que mi lira
Pone suspiros de sonidos melodiosos;
Pero hoy siento la pasión que me inspira.

¿Qué pasa con mi frenesí poético
También puedo hablar el idioma de los dioses.

O mi país! .. O bella Francia!
Da la bienvenida a nuevos acentos
Esta Musa que sobresale,
el poder del oro virgen,
Para grabar el primer incienso
En los altares de reconocimiento.

Frances! El himno de dolor,
se escuchará cuyo acento,
Únase a sus pesares y sus lágrimas;
Y usted, ataúd que contiene sus cenizas
Jóvenes niñas, toman el laurel y las flores.

La muerte ha congelado esta boca elocuente,
Emulo, a menudo triunfante,
De los Barnave y Mirabeau;
El tiempo ha arrancado esta página viva
De Jemmape y Waterlo. 

Por lo que nuestra vieja gloria,
Cada día lleva unos escombros;
Todos los días enriquece la historia
De los grandes nombres que nos emocionaron;
Y todos los días, llorando en la nueva tumba
De un héroe que nos dejo 

Cada uno de nosotros dice, horrorizado,
Sigue siendo una piedra que cae
Del Templo de la Libertad.

¡Ay! es sólo que su muerte es cruel:
No hay duda de que la vio avanzar sin miedo;
El traidor y el perverso tiembla ante él,
Así como temblaban antes.

Pero fiel a la voz de su país en lágrimas,
que se convirtió en su apoyo
Por su elocuencia o sus armas,
A su parecer, no se sentía la alarma:
Hermosa para el héroe ... y bella para el ciudadano.

En honor a la doble corona
Que ciñó su frente victoriosa;
No le falta nada el brillo de Clio lo rodea.
Nada ... ni siquiera envidia.

Vi la ofensiva multitud
De nuestro moderno Anito,
Seguir su marcha gloriosa
Contrastando sus virtudes.

En vano, en su rabia ciega,
Queriendo robar por el desprecio
Su memoria en la oscuridad
Ellos pensaban que su nombre, que se repite de generación en generación,
El gran nombre acomete
Sigue el camino glorioso
A través de la posteridad;
Pero a medida que la roca rebelde
Que empuja Sisifo al cuarto oscuro,
En vano extiende su mano incompetente
La nada destruye al caer sobre ellos.

Pero tú, detiene los años de temor a la desgracia,
Su nombre va a superar la oscuridad de la tumba;
Para el siglo marcó su lugar
Entre Kleber y Mirabeau.

El Convoy


El bronce resonante, que se balancea en el aire,
Da la señal de salida;
Cuando de repente desde todos los lados,
Un solo grito cada corazón salta:
* Que entre nuestros brazos se lleva puesto
"Hasta su última morada
"El héroe cuya vida entera
"No fue más una larga lucha por nuestra libertad. "

En vano nos oponemos a este impulso sublime,
Orgullosos de su preciosa carga,
Veinte brazos lo elevan en un esfuerzo unánime
Y con la frente al descubierto, triste y silenciosa,
La imponente procesión avanza al aposento.

Cuando el santo ministro, por el ardor que lo anima
Debe implorar la misericordia del Cielo.

Pero ¿quiénes son estos niños llorando,
Y en su debilidad no reclaman alimentos;
En su juventud el llorar presta sus encantos,
Amigos! abrir sus filas .. soldados! porten armas:
Saluda al hijo del héroe ciudadano.
Saluden, niños pequeños adoptados por Francia,
Saluda, recuerda este momento solemne 

A que, impulsado por el amor y el reconocimiento
Frente a los restos de un mortal,
Las olas presionan un gran pueblo,
Y los escalones del altar,
Golpeado con santa reverencia, se inclina en silencio;
A donde, entre todos estos carros, que ocultaban sus lágrimas
Que sus amigos están experimentando,
La multitud, estremeciéndose de alegría,
Por un príncipe ciudadano saludo los colores ....
Y si un censor demasiado severo
Dice a uno de ustedes: La gente es ingrata,
contestarle pronto, usted no me ayuda
En el funeral de mi padre.

Más la mano que consagra el ataúd,
El sacerdote vierte el agua bendita;
La procesión reanuda su marcha triunfal,
Y el campo de la muerte pronto toca el umbral.

Se cree que aun así pierde de nuevo
Los objetos que nuestros corazones les gustaba acariciar,
Ya la tierra que devora,
Una vez más parece deleitarse.

Por lo tanto, mantén a su hijo ... que su previsión
ahorre de este espectáculo a su infancia tímida;
Y ellos no escuchan el ruido
De esta tierra que cae
Resuena en la tumba
Como un eco de la noche eterna.

Y tú, pueblo, no se asuste
Acompañado por el apoyo a sus derechos,
Usted acaba de dar, con sus lágrimas,
Una gran lección a los reyes.

Epílogo


Musa, interrumpe los cantos, es suficiente. La primera.
Usted Celebra la muerte del héroe;
Lira, detiene tus sonidos, desde este momento la cantera
rodeada de muchos rivales.

Las dulces voces del hijo de la armonía
No mezcla sus indiscretos transportes,
Hay uno en particular cuyo genio brillante
En este punto, el cielo de la antigua Ausonia,
demanda nuevos acuerdos.

Sin duda, el sonido del laúd
De Francia canta los infortunios,
Pronto despertara nuevamente
Por un nuevo suspiro de dolor.

Repetido por el eco de las costas de Italia,
Ellos vendrán a nosotros, sus canciones melodiosas,
A medida que estos sonidos distantes de la melancolía
Crean que escaparon de la lira de los dioses.

Traducción Exclusiva de Alejandro Dumas Vida y Obras

Información de la obra Elegía por la Muerte del General Foy







QUIERES RECIBIR EN TU CORREO LAS NUEVAS PUBLICACIONES?

Ingresa tu email aqui:

Por FeedBurner

Recuerda que para quedar inscrito debes hacer click en el correo que te llegue
Elegia por la muerte del General Foy - Completo Elegia por la muerte del General Foy - Completo Reviewed by Mercedes Balda on 14:00:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.